Deja un comentario

Mi práctica en el museo.

Realicé mi práctica como mediadora en el museo Artequin de Viña del Mar, durante enero y febrero, estando a cargo de la exposición “¿Qué pasa en el arte actual? Artistas que ya no quieren pintar”. Mi trabajo era explicar a diferentes visitantes del museo los lenguajes de arte no tradicionales de las obras que forman la exposición. Me dediqué a buscar la manera apropiada para definir un tema complejo como el arte contemporáneo y fue mucho más fácil de lo que creí.

Artistas como Marina Abramovic, Mónica Mayer y Víctor Lerma ayudaron mucho con sus obras de carácter emotivo (The artist is present y Abrazos), pues éstas provocan sensaciones de nostalgia e identificación en muchos de los visitantes con los temas tratados. Gracias a esa nostalgia, quienes veían la muestra se conmovían a partir de la performance.

Por otra parte, la obra Bukhara, de Mona Hatoum, me ayudó para dialogar con niños y niñas sobre la innovación del arte y sus interpretaciones. En este caso, la obra es una alfombra, un objeto de uso cotidiano que se encuentra en la mayoría de los hogares. Con ella podíamos hablar sobre los materiales, comparándola a la pintura y cómo el sacado del pelo era muy parecido a lo que se hace en un bastidor.

Recuerdo un día en que entró a la sala un niño de aproximadamente siete años y quedó conmovido por un audio que acompaña a la reproducción de Boltanski (Abrigo). Luego de un rato de mirar la obra se me acercó muy confiado y me dijo “¿puedo votar y argumentar sobre mi obra favorita?”, señalando los latidos del corazón al que hace alusión el audio. Me dijo “esta obra me gusta mucho, porque siento que al escuchar los latidos del corazón estos le dan vida al abrigo que está en la pared, siento que está vivo, las luces son vida. Los latidos del corazón me dan miedo, me imagino que estoy dentro del vientre de mi madre…” Ante esto, sentí una gran satisfacción por su interés por las obras.

Artequin Viña del Mar posee un equipo muy diverso. Hacer la práctica fue una experiencia enriquecedora y de respeto que agudizó, reforzó y pulió la manera con la cual se debe tratar a la gente, enfatizando en que es un museo dedicado a niños y niñas. Con una visión diferente, en el museo el encuentro con las obras es cercano. El equipo del museo es comprometido y de gran confianza. Su metodología flexible logra abarcar a las diferentes edades y en las actividades el arte resulta algo fundamental para las personas.

El museo logra hacernos sentir acogidos, pues me trataron como una más del equipo, reconociendo mi labor y la energía que dispuse para lograr esta etapa tan significativa para el desarrollo de mi trayectoria profesional.

Por Leslie Calderón Alfaro

Nota de la editora: Leslie Calderón es estudiante de la carrera Técnico en arte y gestión cultural, de AIEP. Estuvo a cargo de la sala de exposición donde se exhibe la muestra educativa de arte contemporáneo y con gran interés se dedicó a conocer las obras para poder orientar a las personas en su recorrido. Agradecemos mucho a Leslie su trabajo, su buena disposición, su amabilidad y las ganas de aprender.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: